SALUD MENTAL, SALUD MUNDIAL: UN DERECHO UNIVERSAL.

Es fundamental concienciar sobre la importancia que tiene hoy en día la
Salud Mental en nuestra sociedad. Se trata de un problema global que
afecta a un gran número de personas en todas las etapas de la vida.
Bien es cierto, que en los últimos años, se ha contribuido a dar espacio
a este ámbito de salud, pero aún, no se aporta a la Salud Mental los
recursos que verdaderamente requiere, y por lo que todos, debemos
seguir luchando.
La salud mental es un derecho universal en todo el mundo, y los
problemas mentales son una causa de sufrimiento en la infancia y
adolescencia, que en muchas ocasiones, son invisibles y generan
dificultades para el desarrollo de capacidades educativas, así como para
alcanzar un nivel óptimo de salud.
Ya antes de la crisis del COVID-19, existían problemas mentales en la
infancia y adolescencia, pero tras la pandemia y a consecuencia de
otros factores que se unen, como pueden ser el aislamiento social, la
redefinición constante de las relaciones sociales, la competitividad entre

iguales, así como la sobreexigencia o el acoso, hace que la situación se
haya agravado, llegando a situaciones en las que la gravedad del
problema se observa en edades cada vez más tempranas.
Esta desubicación mental que afecta a la sociedad en general, pero se
ve incrementada en estos grupos de edad, aumenta cuando aparecen
en contraposición, las ideas y valores que están presentes en los
diferentes entornos al alcance de todos, como son las redes sociales, el
seno familiar o los propios modelos sociales que se imponen, haciendo
que este choque de ideas generen confusión en diversos aspectos que
pueden afectar al desarrollo personal de niños/as y adolescentes.
Por ello, es importante generar entornos protectores para fomentar el
bienestar emocional en la infancia y adolescencia, así como la
prevención, detección precoz de malestar mental, promoción de la salud
y atención comunitaria, desde el hogar, las escuelas y el resto de los
entornos colectivos.
Educar en el respeto, promover la responsabilidad, el compañerismo y
la empatía, así como fomentar comportamientos positivos, evitando y
comunicando los negativos si los hubiera, como son el acoso o el
hostigamiento, son medidas a nuestro alcance que abogan por el
cuidado de nuestra salud mental.

#NoLeDesLaEspaldaALaSaludMental

#ElBienestarMentalEsCosaDeTodos

Deja un comentario